domingo, 30 de septiembre de 2012


Quiero conocerte todo lo que una persona puede conocer a otra, quiero conocer cada sueño, cada temor, cada resquicio de tus pensamientos, de tus sentimientos... espero poder llegar a conseguirlo y que tú, sí, tú, también conozcas los míos. Poder mirarnos y comprender solo con esa mirada todo lo que significamos el uno para el otro. Dejar a un lado las dudas y seguir avanzando.

lunes, 24 de septiembre de 2012


Llega la noche, las estrellas brillan en el cielo tapadas parcialmente por nubes que se aproximan a gran velocidad, arrastradas por el viento, el mismo viento que acaricia mi cara, mi pelo, mi cuerpo... en mis auriculares una canción suena, justo esa que tanto deseo escuchar... mis ojos recorren el firmamento dejando que mis pensamientos fluyan, momentos, conversaciones, sentimientos... una sonrisa se dibuja en mi rostro, la misma que surge durante esos momentos y esas conversaciones hasta altas horas de la noche... 

sábado, 15 de septiembre de 2012



Hay veces que estamos esperando tanto que pase algo extraordinario que puedes llegar a perderte lo realmente extraordinario.
La emoción de que este ocurriendo algo que nunca pensaste que ocurriría es tres mil veces mejor que cuando pasa eso que estuviste esperando.
Las altas expectativas matan lo grandioso de la realidad. 

lunes, 10 de septiembre de 2012


No todo lo que digo es para que lo oigas. Ni todo lo que hago es para que te enteres de ello. No fui yo quién puso la barrera. Ni la que eligió estar así. Y no, no pienso en ti a cada momento. No hablo con él para ponerte celoso. Ni para ver cómo reaccionas. Ya no eres el centro de mi mundo. Y espero que te des cuenta de que esto tampoco es para llamar tu atención, solo son mis pensamientos en un momento determinado. 

jueves, 6 de septiembre de 2012


Quizá piense demasiado, sí, y le de vueltas a cosas que debería dejar pasar... le doy importancia a sueños que solo son eso, sueños, creaciones del subconsciente. No puedo evitar pensar en ti, en lo que será de mí el  curso que entra, en lo que debería de hacer y no hago, en lo que no debería hacer y hago. Porque después de cada intro pienso "¿por qué escribiste eso, estúpida?". Tengo mil cosas en la cabeza y el 99%  no deberían de estar ahí, son solo ganas de pasarlo peor, de aferrarme a lazos que ni siquiera existen. Escribo en cualquier lugar lo que pienso, lo que siento. Conversaciones conmigo misma que no me llevan a ningún sitio. Y ¿ves? lo vuelvo a hacer... ya estoy pensando demasiado otra vez.

lunes, 3 de septiembre de 2012


Creí... sí, creí... creí que podríamos conseguirlo, que lograríamos los propósitos que hace un año dejamos pactados... creí en tu palabra y en la mía, en todo lo que nos dijimos el uno al otro... aunque en el fondo siempre supe que no alcanzaríamos nuestra meta. 
¿Y todo por qué? ¿por orgullo? ¿por dolor? ¿por celos? ¿por el cúmulo de sentimientos y pensamientos que nos profesamos mutuamente? 
Diste un paso más y nos lanzaste al acantilado, sentí el viento, la velocidad de la caída y el golpe final, porque no, ya no volveremos a levantarnos, no volveremos a mirarnos ni a pedir perdón, se acabó.