viernes, 21 de diciembre de 2012


Música, oscuridad, el roce de las sábanas en la piel, ojos que se humedecen cuando esa canción vuelve a sonar, el corazón que se acelera al recordar ese día, ese momento, justo allí, en ese mismo lugar... deseos de volver a vivirlo, de mirar esos ojos, de besar esos labios, de sentir su piel desnuda sobre la tuya, de entrelazarse en un abrazo eterno que no deja la más mínima brizna de aire entre ambos... pero abres los ojos y no está ahí, solo las sábanas rozan tu piel, solo ves la oscuridad, solo escuchas esa canción que tantos recuerdos te trae a la mente... mas algún día se hará realidad, y ese día no querrás que acabe nunca...