jueves, 26 de abril de 2012


Nervios... el momento se acerca... tienes la sensación de que se te ha olvidado todo... dos meses preparándolo y de repente... tu mente está en blanco, no paras de moverte, mirar a tu alrededor, ver las caras de la gente, también nerviosa... y por fin... la música, notas que conoces muy bien. Alguien baila, y después más gente, te unes a ellos/as, recuerdas todo, todos los pasos, los movimientos, todo lo que has estado ensayando desde hace tanto tiempo... los nervios se convierten en emoción, adrenalina... Gente formando un círculo alrededor miran, graban el momento, y sin más termina, cada uno por su lado, como si nada hubiera sucedido... 
Te reúnes con el grupo, abrazas a tu pareja de baile, todo ha salido bien... ahora a otro lugar, los nervios han desaparecido, solo quieres más... 
Tras el baile viene el descanso, entablar conversaciones que pueden parecer banales pero que no lo son tanto, conocer más a tus compañeros/as... 

simplemente: un maravilloso día.

1 comentario:

Carlos Rentero dijo...

Pues vaya que si no son banales las charlas después del baile, la víspera de una revolución... y sobre todo un buen descanso.

Mola mucho la entrada Nata, podías dejar el link en el evento del tuenti para que los demás lo vean.
Si quieres lo hago yo, pero bueno, es tu blog, y es cosa tuya, vaya que no te apetezca...
pero les va a molar veerlo.
Nos vemos pronto